viernes, 12 de septiembre de 2008

THE FALL —una foto de Labarca Rocco—



THE FALL
—UNA FOTO DE LABARCA ROCCO, ALIAS EL OJO—



Labarca Rocco, El Ojo, es un fotógrafo de excepción. Ya antes hemos hablado sobre este tío: un Poeta, un poeta que "escribe" con su cámara o, mejor dicho, escriVE, porque es eso, su capacidad para ver allí donde otros no vemos, su poético-patológico-obsesivo-lúcido-esquizo-blablá y etcétera o exceterrador mirar. ¡¡¡MALDITO!!!! Lo vuelvo a decir, tanto desvelo de uno a veces, tanto buscar uno a veces o muchas o tantísimas veces "la" palabra que alcance para o se acerque a LA Palabra, y viene él, El Ojo, maldito Labarca Rocco y con un ¡click!, con ese merísimo eco del Big Bang logra los mejores poemas. Cómo se engrupe a la Palabra, cómo la seduce, cómo la conquista. La consigue, la agarra, la posee, la penetra, le besa los senos, le lame el ombligo, la sodomiza, la culea, le hace nanais, le arregla el pelito, le dice cositas cursis o cachondas, qué sé yo, a LA Palabra, pero el caso es que no sólo la vislumbra, la ve clarita en toda su desnudez. Vaya a saber uno qué podría hacer él con la Palabra, ya que la VE —VE a saber tú— y ya que la palabra se entrega como perrita o gran perra enterita para él y su mirada entretiernaylascivaentresantaydiabla... El Ojo, ese tío apellidado Labarca Rocco, la Barca en la Roca, el que la abarca a rock'n'roll, a click tras click. Un mago, no/ el sombrero del mago, no/ el conejo del mago, no/ porque sí, todo eso, nada más, sobre todo nada menos. Labarca Rocco es un lujo. Un Artista, sí, lo escribí bien, con esa mayúscula A con forma de casa, con una sola ventana en forma de triángulo: desde ahí mira El Ojo.


Hace unos días, me envió esta foto, la de LA CAÍDA. La Hormiga de Albert Camus. En realidad, la Hormiga Camus. La Hormiga S11, como me dijo él, "THE GROUND ZERO ANT" entonces, digo yo. A ver, pongamos las cosas en su lugar: esta foto es una Obra Maestra. No les quepa duda: toda la Historia Colectiva de ese lugar común nombrado Hombre Contemporáneo y la Historia Individual de alguno de nuestros días están presentes en esa imagen, en esa fracción de una fracción eterna capturada por El Ojo. Todos los dioses y todos los basureros del mundo; todos las/los SUPERTARS y todos los pobres huevones marcadores de paso están en esa foto; toda lo que circunda la literatura inconclusa de Kafka, el más grande, el gran "..." del siglo XX; todos los puntos de vista, todos los ríos que van a dar al mar y todos los ríEs que van a dar al Mal. Esa Hormiga parece que vio a Rocco y se dijo: Lo haré por él, me inmolaré para que él capture y fije mi testimonio, mi protesta, mi denuncia, mi pancarta de mundo, mi puteada de aire, mi triste condición de hormiguita sudamericana en un paisito triste y miserable y agrandado llamado como un ají que (en este caso) NO pica (O QUE DEJÓ DE PICAR HACE BASTANTE RATO: este país se rasca, pero no porque pique, se rasca por inercia no más): CHILE. Y Labarca Rocco y la Hormiga, El Gran Ojo y el Inmenso Insecto nos llaman al silencio, a la reflexión, a quedarnos absortos en la contemplación de la Imagen y su carga de símbolos y babas y semen y óvulos y sangre y tierra y hojitas secas y plástico y metal y calzones y calzoncillos y ositos de peluche y pistolas y boletos de micros y tajos y atajos y voces y piernas que se abren y puertas que se cierran y un viceversa y hormigas que caen y dejan de caer y hormigas que caen y dejan de caer y hormigas que caen y dejan de caer y seguirán cayendo y hormigas llevadas por el viento y reclamadas por la gravedad y antenitas que miran hacia el lente de una cámara y un guiño en pleno corazón que sólo vio el fotógrafo... y mucho más.

THE FALL es una Obra Maestra. Labarca Rocco es un Maestro, uno que —como todos aquellos pocos que DE VERDAD lo son— es humilde. Él sabe, porque este maldito aparte de maldito es muuuuuy inteligente, él sabe que lo que hay que hacer es HACER, que la "pega", el "curro", la "chamba", en fin, es finalmente la que habla, la que nos defiende y/o nos condena y la que tiene sobre todo los gestos y los hechos.

¡Click!, un sonido que dura lo que dura todo en esta vida.

K. Ramone

8 comentarios:

ALBERTO NAVERO dijo...

Katisimo.
Agradable la brisa que no rompe el silencio amigo mío. Qué decir de Labarca y casi lo dices todo y aventuras el futuro de un click, como este grande entre los grandes con sello y registro propio, particular y que mejor que de esta maldita tierra querida. Bien por ambos, bien por el arte y lo que se quiere entregar. Ya me cansé dar rodeos y mirarme la cola o la cola de otros...Hoy me deleito con estas figurillas maravillosas suspendidas en el espacio que capturan los sinsentidos más hermosos del color y la palabra.
Navero

Anónimo dijo...

Qué decir entonces, Naverísimo: Gracias.
Gracias, Amigo.
KR

castulacion dijo...

Que su muerte no ha sido por la puras es cosa ya intuida: esta nueva y melancólica diva labarquiana silva en su caída el amor por el absurdo.

Anónimo dijo...

¡Dos Artistas dos!
Más... La Hormiga Que lo Dice Todo.
Bruno

Anónimo dijo...

Thanks, thanks a lot!
Pero qué cachilupis visitas nos rondan! Para sentirse bastante bien más bien.
KR

Anónimo dijo...

Jejé, don Matias Roman Irigoyen Nassur y don Bruno Montanares Onurb, bien, el mundo por hoy está bien y en calma temblando.
KR

Anónimo dijo...

Jejé, don Matias Roman Irigoyen Nassur y don Bruno Montanares Onurb, bien, el mundo por hoy está bien y en calma temblando.
KR

Negro dijo...

no sé que escribirle...
conocí su obra hace sólo un par de meses, pero ya lo admiro, es increíble lo que logra captar Labarca en tan sólo un click, es maravilloso¡, y más aún en la forma, en el contexto y en la narración de las historia a través ded las fotografías lo hacen aún mejor...
saludos clicktorianos para el para de genios y buenas personas que son.