jueves, 14 de agosto de 2008

ME, MYSELF AND I (ARE ALL IN LOVE WITH YOU)

ME, MYSELF AND I (ARE ALL IN LOVE WITH YOU)
Irving Gordon, Allan Roberts , Alvin S. Kaufman

Me, myself and I
Are all in love with you
We all think you're wonderful
We do

Me, myself and I
Have just one point of view
We're convinced
There's no one else like you
It can't be denied dear
You brought the sun to us
We'd be satisfied dear
If you, you'd belong to one of us

So if you pass me by
Three hearts will break in two
Cause me, myself and I
Are all in love with you

Me,
myself and I
Are all in love with you
We all think you're wonderful
We do


Me, myself and I
Have just one point of view
We're convinced
There's no one else like you

It can't be denied dear
You brought the sun to us
We'd be satisfied dear
If you'd belong to one of us

So if you pass me by
Three hearts will break in two
Cause me, myself and I
Are all in love with you




—e imaginemos que la voz de Billie Holiday se allega a nuestro oído—

5 comentarios:

Te lo dice Kaspar: dijo...

Imposible no oírla mientras se lee.
Es una de mis preferidas junto con I can't give tou anything but love.
Te felicito por dedicarle un espacio-altarcito a esta cancioncilla tan sencilla pero tan afinada.
Saludos,
Deborah, desde la ciudad teutona que aún conserva la vergüenza en el cuerpo, y los cuervos en el cielo.

Kato Ramone: Los Rincones Oscuros dijo...

Maestra, Maestra, gracias por visitar este rinconcito, donde lo más cercano a Berlín es el nombre, berlín, de un pastelito chilensis, relleno con cremita pastelera y empolvado con azúcar flor...ñam, ñam.
Uf!, he andado con unos días pesadotes... pero estas visitas me alegran y dan energía.
Un abrazo de Kato Ramone

Kato Ramone: Los Rincones Oscuros dijo...

"I Can't Give You Anything but Love" —bueno, es así, hay ocasiones en que todo el discurso válido para el amor es eso: "no puedo darte nada sino amor"... como en el tango, o el bolero, o el suicidio.
KR

Te lo dice Kaspar: dijo...

Aire fresco con su saludo transatlántico, y visión rotunda e irónica -estando una por ablandar este lugar pétrico- del delicioso berlín chilensis.
Y siempre en espera de algo más me sumo a tus lectores (ya lo era, un poco, pues hace ya rato me dijo Agustín el Grande).

Sylvia Rojas Pastene dijo...

Había olvidado decirle, que he pasado largas horas descubriendo esta maravillosa voz. Si, yo, me.

Gracias por el regalo, los premios no me harían tan feliz.